jueves, 1 de enero de 2009

THE ORDET: (1955) CARL THEODOR DREYER


Voy a seguir dando la caca con la religión. Esta película fue pionera en Europa en mostrarnos una ácida crítica a aquellos que van de los poseedores de la verdad absoluta escudándose en dogmas de fe.
La Fe....si lo pongo con mayúsculas, con la edad, hasta los mas devotos la pierden. Todos dudamos ante lo increíble, lo inexplicable, lo intangible....Bueno, todos no. En la inocencia de la niñez es donde reside la verdadera naturaleza de ella.
Esta película es todo un alarde de utilización del blanco y negro, la iluminación, el movimiento. Los planos son auténticos cuadros.
Una auténtica joya del cine. Toda una experiencia visual.
Nunca olvidaré a Johannes.....
Pobres de aquellos mortales que abandonen este mundo sin verla.
(Creo que hoy me he pasado de trascendental).

OBRA MAESTRA ABSOLUTA

2 comentarios:

Vivian dijo...

Adoro el cine de Dreyer, bueno, en realidad, adoro su manera de hacer cine, de utilizar las herramientas que este medio le proporcionaba para recreer realidades que traspasan la pantalla.
De Ordet una de las cosas que más me llamó la atención es como la “verdadera” fe reside en una niña y un loco, tal vez conservar la inocencia y un punto de locura sean imprescindibles para creer en lo inexplicable más allá de la razón.
Coincido contigo, una obra maestra imprescindible, como toda la filmografía de Dreyer.
Acabo de descubrir este blog, espero pasar más veces.

Un saludo

ortiga70 dijo...

Cuando quieras Vivian...esta es tu casa
Muchas gracias por la visita
Saludos!!

;)