lunes, 17 de noviembre de 2008

LA HISTORIA DEL ÚLTIMO CRISANTEMO: KENJI MIZOGUCHI (1939)


Bueno, después de tanto cumple y tanta publicidad a mi Sonu, de nuevo vuelvo a ponerme serio.
Vuelvo a Japón ( ¿porqué será?) para comentar una película muy especial en la que todo es poesía, amor y belleza. Es una obra de extremada elegancia y sutileza.
Un actor de kabuki, hombre perezoso y sin el talento suficiente, nacido en el seno de una familia de actores muy famosa, se enamora de la mujer que amamanta a su hermano. La familia, por supuesto, se opone al enlace y despide a la nodriza.


A partir de este momento, el hombre la sigue y ella dedica toda su vida a ayudarle a perfeccionar su arte.
Cuando el amor llama, nada es suficiente, somos capaces de todo....
Mientras, él por fin triunfa en el teatro y es aclamado por todos los que antes lo despreciaban. Ella muere sola, en su casa, extenuada por tantos años de sacrificio.


La última secuencia de la película es algo que nunca, nunca podré olvidar.....No voy a decir que ocurre, bastante la he destrozado ya.
Para los que no hayáis visto nada de Mizoguchi, podéis empezar por aquí y ya me contaréis algún día... o algún año.
OBRA MAESTRA ABSOLUTA, ABSOLUTA, ABSOLUTA

3 comentarios:

Donna_Regina dijo...

Dios! LA de años que tiene esta peli!!! Yo sigo con mi ignorancia...pero para crisantemos los miles de millones de La Maldición de la Flor Dorada!!
;)

ortiga70 dijo...

pues si, querida Olgüeis en esa que citas del amigo Zhang Yimou salen muchos crisantemos.Es una peli de una gran belleza visual( vaya derroche de colorido y vestuario, eh?)...;)
Aquí sólo hay un crisantemo que se marchita poco a poco, pero vale por todos los del mundo.......
Saludos.
;)

Donna_Regina dijo...

Pués mira que Zhang Yimou es uno de mis directores favoritos y con esta peli en concreto me llevé un desengaño...
Me encanta el género wuxia pero me quedan taaaantas pelis por ver!!
;)