jueves, 3 de julio de 2008

EL TESTAMENTO DEL DOCTOR CORDELIER:(1959) JEAN RENOIR


Existen muchas versiones en el cine del clásico de Stevenson Dr. Jeckill and Mr Hide,algunas de ellas muy buenas. Yo, desde luego, me quedo con ésta.
La interpretación del Doctor y de Opale està realizada por un mismo actor:Jean louis Barrault y que queréis que os diga: sin comentarios!!.
Tuve suerte en verla, porque la verdad, es una rareza.Una noche la pusieron en la 2 hace ya muchos años(cuando la 2 era la 2 ,o sea, antes de que nuestro amiguito el del bigote,ese que ahora va de latin lover con esa melenita del Príncipe de Beukelaer y esa miradita de soslayo a escotes de algunas mujeres ajenas..que te incita a pensar que está mas caliente que el asfalto de Alabama-Como diría Laura Dern en Corazón Salvaje-, aquella memorable peli de David Lynch)..
Bueno después de este rollito político que me he marcado, tan solo deciros que yo la grabé, pero se la dejé a uno de mis queridos amigos del pasado y hasta luego Lucas!.Nunca más supe de ella.
Está en la mula,pero en francés.llevo meses intentando conseguir los subtítulos por todas partes,para poder colgarla yo y que todo el mundo disfrute viéndola.
La historia es de sobra conocida sólo que adornada por el genio indiscutible de Jean Renoir, así que no digo nada mas.

OBRA MAESTRA

2 comentarios:

leila sand dijo...

Aynsss!!!! Síiii, síiiii, síiiiiiiii, síiiiiiiiiiiiii, esa si la he visto, jajajajajjja, aunque no esa versión; me cachis!!!.

Pues a mí esa peli me resulta tan absolutamente familiar, quién no tiene un desbarajuste de personalidad??, me siento tan identificada con el Doctor jekyll, Jejejejejejej.

Ande, ande, ande , la marimorena, ande, ande, ande, jajajaaja.Ande tá el desayuno??, en fin, tendré q irme al bar de abajo a por el cola-cao.

Uno kisses

Jabuga dijo...

Pues hará la friolera de quince años o más que vi esta película, por primera y última vez, en "la 2" (como tú dices...cuando era la 2).
No he podido olvidarla. Recuerdo perfectamente a Opale. Era un personaje casi caricaturesco, revestido de un cierto humor macabro; sus movimientos y sobre todo su mortífero bastón me recordó inmediatamente a otro "malvado" clásico del cine: Alex, el violento beethoveniano de "la naranja mecánica".

Otras versiones del clásico "Jeckyll" profundizaban en la metamorfosis del hombre en monstruo (que a veces se vistió de mujer jajaj), mientras que en esta obra de Renoir, es la propia mente humana, explotada hasta sus últimas consecuencias, la que aterra. Opale es un hombre sin escrúpulos, arraigado en la maldad más básica e instintiva.
Me recuerda a Alex o a Fausto, y es que Renoir expresó en imágenes los horrores del instinto desatado y la maldad más humana. Un clásico en el cine y en la literatura.

Jabubesos